Ya somos seres completos, repetir afirmaciones como estás es un poderoso recordatorio que merecemos cosas buenas y en abundancia. Para ser prósperos y felices es necesario que aprendamos a reconocernos como dignos y merecedores de ello. No es necesario hacer grandes esfuerzos para lograrlo. Amar lo que hacemos es el camino a la felicidad. La felicidad no es un lugar al que debemos de llegar, la felicidad se deriva al disfrutar de cada uno de nuestros procesos.

Meditación guiada por Fernando Yon Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100044096243413