Vida Limitada Segunda Parte

Tribu de almas conscientes, gracias por estar pendientes e interesados en saber qué tipo de emociones he experimentado durante los primeros cinco días de esta aventura llamada Vida Limitada, en la que me he convencido que es verdad, que sí podría ser posible en la realidad que mi fecha límite de vida es el 14 de abril 2022.

Te preguntaras, ¿No le da miedo a Carolina creer que pronto va a morir? La respuesta es NO, y sabes por qué.  Porque en 1995 tuve un encuentro cercano con la muerte que me llevó a aceptarla como parte de la existencia.  Me di cuenta que la vida es tan frágil y estar a punto de perderla, agregó valor a mi vida.   ¿Cómo es posible que la muerte, le agregue valor a nuestra vida? Al ser testigo de cómo mi vida se iba apagando, sirvió para hacerme consciente que mirar a la muerte es entrar al amor.  Cuando entras al amor, sale a relucir lo que es realmente importante para ti, y lo que realmente amas, entonces desde esa nueva perspectiva, compartes tu vida con quienes amas de una manera más intencional.

Si te da miedo imaginar tu muerte o la de un ser querido, te invito a que vayas más profundo que tu miedo.   Hoy que estás vivo y ellos también, hazte las siguientes preguntas ¿qué harías si supieras que les queda a ellos o a ti poco tiempo de vida? ¿Seguirías con tu rutina diaria sin cambiarla en absoluto? ¿Desearías estar más tiempo con ellos? ¿Usarías el tiempo para quejarte y renegar diciéndole a la vida que no es justo?

Ante el miedo de imaginar tu propia muerte ¿sabrías cómo dejar de postergar el disfrutar tu vida y cómo amar a los demás por lo que son? Si no sabes la respuesta, revisa si la esencia o la base de tu miedo puede a lo mejor estar en alguno de estos puntos que Vida Limitada me ha llevado a observar, cuestionar y replantear durante estos días:  

  • Tengo pocos días para sustituir el miedo por el amor, la oscuridad por la luz, y la inseguridad por la atención plena.  Si aprovecho al máximo esta experiencia, podría descubrir que es “eso” que me hacía sentir miedo.   Si lo encuentro no me lamentaré, aprovecharé a corregir todo lo que pueda en la medida de lo posible.
  • Saber que me queda poco tiempo de vida me lleva a profundizar en que, si quiero disfrutar de mis seres queridos estos últimos días, no voy a poseerlos, únicamente voy a compartir tiempo con ellos en la medida que ellos también estén dispuestos a hacerlo conmigo.  Sin entrar en la manipulación ni en la victimización, de me queda poco tiempo de vida. 
  • Me hice consciente que esta vida, es la única oportunidad que tendré de poder ser Carolina Alcázar.  Y en la medida que he ido siendo yo misma, mi vida cobró sentido y propósito porque en Carolina la mujer de hoy estamos haciendo algo increíble por nosotros mismos y por los demás.   
  • En este proceso de volver a resignificar mi vida, voy a aprovechar cada día para recordar que, si no estoy en mi propia piel, voy a estar en las apariencias, y en el deber ser.
  • Que al acercar Vida Limitada el día de mi muerte, aumentó mi consciencia que hoy es cuando tengo que empezar a corregir y hacer eso que digo que quiero.  
  • Saber que voy a morir amplificó mi creatividad y mi curiosidad.
  • Mi frase favorita en la actualidad es: NO SÉ, y es la verdad.  Aceptar la incertidumbre me ha permitido estar abierta a la vida, a dejar de decirle cómo deben suceder las cosas y a dejarme sorprender por ella.  
  • Aprendí en mi entorno cuando era pequeña a condicionar el amor, que éste se entregaba según el comportamiento de los demás.  No sé tú, a mí nadie me enseñó qué para amar a otra persona, ella/él no tenía que hacer absolutamente nada.  Que amar a otro era una decisión.   Pude comprobarlo cada oportunidad en que ha muerto un ser querido.  Le sigo amando a pesar de estar muerto.  Esa persona no hace absolutamente nada para que yo la ames, está muerta.  Es mi decisión amarla, siempre fue así.  
  • Creer que iba a vivir hasta los 104 años, y que aún tenía tiempo, me llevó a postergar esa llamada, esa visita, a decir te amo.   
  • Que la muerte cuando dejamos de verla con juicio social: buena o mala, y le quitamos el juicio moral: “te vas a ir al cielo o te vas a ir al infierno”.  Es mucho más fácil aceptarla como el fin de un ciclo y el inicio de otro.  Tengo desde hace varios años, la fuerte sensación que el cielo y el infierno, están acá en la Tierra.  El cielo está en nuestro nivel de consciencia y el amor propio.  Y el infierno está en el ego, en nuestros miedos y en cualquier otra idea que nos haga sentir separados de los demás. 

Estás son algunas de las cosas que he realizado con más consciencia en los últimos 5 días:

  • He compartido con Álvaro, mis hijos y nietos de manera más intencional.  Los he abrazado y besado de manera más consciente. 
  • Mi forma de ver, interpretar y hacer lo que usualmente hago, cobra otro brillo y otro sentido.  Eso le quitó el concepto de hacer lo mismo.  Hacer las cosas con otra consciencia las hace totalmente nuevas. 
  • No me he quejado de cosas por las que antes me quejaba. Ahora sencillamente las observo en silencio.  Conservo mi paz. 
  • He comido más frutas y verduras.  El bienestar que siento es grandioso.
  • He jugado más con Bailey, mi mascota.  He disfrutado mucho darle amor y recibir de vuelta su afecto. 
  • He usado un pijama diferente cada día.  Las estoy disfrutando.  Me encantan los pijamas, tengo muchas y no quiero que quede alguna sin haberla usado en estos días. 
  • Elimine de mi vocabulario: tengo que…debería de.
  • Canto más, observo más, agradezco más. 
  • Perdí el interés por decirle a la gente qué es lo que tiene que hacer o cómo debe pensar.  Recuperé mi libertad y los liberé a ellos de mí. 
  • He meditado todos los días.  Eso ha sensibilizado aún más mi capacidad de escuchar mi cuerpo y me ha permitido captar con más facilidad lo importante.
  • He compartido con tres personas el material de Vida Limitada que estoy utilizando.  Me sorprende agradablemente darme cuenta que no estoy interesada en perseguirlos e insistirles en que es una buena idea que hagan este ejercicio.  No tengo derecho a hacerlo y tampoco tengo interés de convencer a nadie.  Comparto contigo de esa misma forma mi experiencia contigo.  Tú decides si te es útil o no.  Y cualquiera de las dos cosas que decidas será perfecta. 
  • Si al leer sobre mi experiencia te latió el ejercicio, puedes buscar información en la página web: www.renaser.mx o buscar en internet el libro: Ser, Hacer y Tener.  El autor es Michel Domit.   

Ya, por último, solo quiero desearte que tengas una buena vida.  Te amo.

Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.