El ego herido es Herodes, mata todo eso nuevo que quiere nacer en ti

¿Cómo actuamos cuando tenemos el ego herido?

Podemos tener actitudes dramáticas y teatrales en nuestra búsqueda por llamar la atención de los demás. Cuando sentimos que no se nos está dando la razón, reaccionamos con rabia, ya que nos sentimos atacados. Solemos ofendernos con facilidad, pues cualquier actitud o comentario lo tomamos como un ataque personal.  Más allá de cómo fue nuestra infancia, es cómo la interpretamos durante ese período, lo que nos marca al ser adultos.  La historia que nos seguimos contando es la que nos sigue afectando.  Reinventarnos e innovarnos, comienza cuando abandonamos las viejas creencias o hábitos. 

En este blog quiero compartir contigo algunas acciones que me llevaron a ver la realidad y lo que me sucedió en la infancia de otra manera, y como eso me ha dado la oportunidad de sanar mis pensamientos sobre cómo me gustaría ser y en vez de eso, cómo y quién soy en realidad:

  • Dejar de pensar en términos de pecado y castigo.
  • Buscar lo bueno en mí permitió que pudiera empezar a ver lo bueno en los demás.
  • Deje de esperar que pensaran como yo.  Ahora sé que eso era querer tener la razón.  Absurdamente preferimos tener la razón que ser felices.
  • Empezar a respetar las creencias de los demás sin emitir juicios.
  • Entendí que estaba bien equivocarme.  
  • Comprendí y acepté que la alegría está íntimamente ligada a la felicidad y que ser feliz es mi total responsabilidad.  Que puedo rechazarla, cerrarme o resistirme a ella.
  • Que puedo sentir el corazón pesado o liviano.  La manera más fácil de alivianar el corazón es a través de la risa.
  • Tomo consciencia en el momento que despierto sobre cómo me estoy sintiendo, si me siento mal puedo decidir cambiar.
  • Reviso con cierta frecuencia cual es el patrón con el que observo las cosas: trágico, pesimismo, optimismo.
  • Que estar alegre es una decisión que tomo a cada instante.
  • Reviso con cierta frecuencia dónde, en qué área de mi vida no puedo reír.  Allí es donde tengo que trabajar y aceptar lo que es.  
  • ¿Qué creo, qué pienso de lo que está sucediendo en mi vida?  Como me esté sintiendo dará la pauta de cuáles son mis creencias.  
  • ¿Qué tengo que soltar si no soy feliz? Control.  Los debería.  Las expectativas propias y ajenas.
  • Aprendí que no soy mis pensamientos.
  • Busco conectarme con mi paz interior no importa que.
  • Ya por último y no por ello menos importante, esta este ejercicio que practico y hoy te comparto: Cierra los ojos y recuerda cómo te veías y sentías la última vez que reíste a carcajadas.  Traslada a todo  tu  ser el recuerdo de esa energía. 

Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.