La mente, el tiempo y la edad

Nuestras creencias sobre el envejecimiento tienen un gran poder en nuestra mente.  El cómo responderá nuestro cuerpo al llegar a esa etapa estará en relación a ellas.   La vejez es la etapa de la vida que más mitos y estereotipos tiene asociados. Estas ideas suelen ser erróneas y pueden estar asociadas a aspectos negativos porque suele pensarse en ellos como personas enfermizas, frágiles, improductivas, intransigentes o dependientes.

Los adultos mayores suelen experimentar la aparición de tres miedos: a la vejez, a la soledad y a la muerte.  Para muchos de ellos, el cambio en la rutina que sobreviene a la jubilación suele resultar un momento difícil de sobrellevar hasta que logran reacomodarse.

Dentro de los mitos más comunes sobre la vejez están: 

  1. Las personas mayores ya no están aptas para seguir trabajando.
  2. Los mayores no pueden aprender cosas nuevas.
  3. Los mayores no tienen relaciones sexuales.

Envejecer no es un proceso físico y mecánico, eso solo es una creencia.

Se estudió a un grupo de residentes, los más frágiles, para un estudio y después de participar durante 8 semanas en un plan de levantamiento de pesas, sus músculos se habían regenerado en un 300%, habían mejorado su equilibrio, y hasta habían recuperado el sentido de llevar una vida activa.  Cuando llegaron no podían caminar sin ayuda. Cabe mencionar que el más joven tenía 87 años y el más viejo 96.  La creencia que ellos tenían del envejecimiento cambio, por lo que el envejecimiento también cambio. 

Adoptar un estilo de vida sano, puede demorar el envejecimiento hasta en 30 años.   

El envejecimiento no es doloroso, lo que es doloroso son las enfermedades que se pueden prevenir.  Hasta en un 99% la causa de la muerte no es la edad avanzada sino cáncer, ataques cardíacos, neumonía y otras enfermedades.

En las últimas 4 décadas se han modificado nuestras creencias sobre el envejecimiento.   Al principio de los años 70 los doctores se dieron cuenta en un estudio que personas entre 60 y 70 años de edad funcionaban con el vigor y la salud de una persona de edad mediana, y que tales personas se alimentaban de manera sensata y cuidaban sus cuerpos, a pesar de que algunos de ellos daban señales de vejez tales como presión arterial alta, perdida parcial del oído, no había ningún otro signo de vejez.

Así nació la llamada nueva vejez.  

La expectativa de vida ha cambiado drásticamente, hace algunas décadas la expectativa de vida de los seres humanos no superaba los 45 años.  Solo el 10% de la población general llegaba a los 65 años.   Ahora el promedio es que el 80% de la población vive por lo menos hasta los 65 años.  La edad biológica, o sea el ritmo al que envejecemos, responde a la edad psicológica, o sea como nos sentimos.  Debemos nutrir nuestra vida interna porque factores psicológicos como la apatía, la impotencia y la insatisfacción son factores que afectan nuestra mente y por lo tanto nuestro cuerpo también se afectara.

Un estudio en personas mayores de 90 años realizado por la Dra. Ellen Langer -profesora universitaria de psicología en la Universidad de Harvard, conocida como “la Madre del Mindfulness” ha escrito extensamente sobre la ilusión del control, y la consciencia del envejecimiento- demostró que la actitud que adoptan las personas al permanecer abiertas al cambio y no temer a lo desconocido los mejora notablemente.  Noto también que estás personas cada día trabajan para mantener abierta la conciencia.  Por lo que sugiere que las indicaciones que debe seguir el ser humano son las internas.  Para controlar el envejecimiento concluyó, hay que estar consciente de él.  Las actitudes negativas que se originaron en nuestra mente tanto como el abuso de medicamentos, del tabaco y el alcohol tienen grandes repercusiones en nuestra salud.

Vejez e Independencia.

Es un hecho que las personas que se encargan de ellos mismos, en cosas como preparar sus alimentos, limpiar su habitación en vez de ser personas pasivas les hace mantener su sentido del valor.

La conciencia siempre está generando información biológica.  

En otro estudio en 1979 llevado a cabo con personas mayores de 70 años, hicieron dos grupos provocando en ellos un cambio de conciencia.  Al grupo “A” los llevaron a un centro recreativo durante una semana donde les retrocedieron 20 años, las cosas, la música, los temas sobre los que podían conversar estaban relacionados con lo que había sucedido en sus vidas 20 años atrás.   Al grupo “B” lo dejaron en su ambiente habitual.

El grupo “A” a diferencia del grupo “B” mejoro su memoria, aumento su inteligencia y su destreza manual.  La medida de los dedos de la mano que tiende a acortarse con la edad, mostró un crecimiento.  Mejoraron su fuerza muscular y aún hubo mejorías significativas en el oído y la vista.

Los signos irreversibles del envejecimiento pueden retrocederse utilizando la intervención psicológica.   Un ejemplo de ello es la meditación.  Las conexiones entre mente y cuerpo sirven para romper las viejas rutas establecidas en nuestra mente sobre la vejez.  Evocar momentos de la niñez ayuda a duplicar la química de ese momento juvenil.  Las viejas puertas nunca se cierran, solo las dejamos de abrir.  Así que cuando cambias el contexto de tu experiencia interna puedes utilizar tu memoria para lograrlo.

Uno de los padecimientos más comunes en personas de la tercera edad es la presión arterial elevada y cuando no se atiende esta enfermedad, se acorta el promedio de vida en 11 años.

Otro grave problema es el estrés.  La interpretación, la creencia y la actitud ante el estrés pueden provocar que la presión arterial aumente, también aumenta el riesgo de padecer infartos, produce impotencia sexual y acelera el proceso del cáncer.  No hay esperanza ni posibilidad de ayuda si no cambiamos nuestra actitud ante el estrés.   Comer o beber para eliminar el estrés es un error aún mayor, lo que lleva más implicaciones para sufrir un envejecimiento acelerado porque nuestro organismo produce grandes dosis de hormonas catastróficas.

¿Qué hacer para retardar el envejecimiento?

Una de las formas de lograrlo es dándole a nuestro cuerpo algo que hacer.  El abandono y la falta de ejercicio promueven la vejez prematura.  Las ventajas de hacer ejercicio de forma regular son contundentes.  Con el ejercicio se revierten los daños y este efecto aumenta si se pone énfasis en una dieta adecuada.

Los gerontólogos han descubierto que la masa y la fuerza muscular son responsables de una parte de la vitalidad del cuerpo.  Es erróneo pensar que a medida que envejecemos tenemos que tomarlo con calma.  Esfuerzo no es sinónimo de tensión y sudor.  El ejercicio tiene que estar equilibrado con el descanso para que los músculos se puedan reparar.

Aspectos que debemos tomar en cuenta al hacer ejercicio:

• Moderación (no caer en extremos).

• Regularidad (seguir una rutina consistente).

• Descanso.

• Actividad.

Si abusamos del descanso o la actividad, estaremos acelerando el proceso de envejecimiento.  La dieta con un alto consumo de carnes rojas, harinas refinadas, azúcar y   lácteos, es desequilibrado y provoca graves problemas al corazón por su alto contenido en grasas.  En la actualidad la vida de las personas ya no sigue el ritmo del sol al amanecer y al atardecer.  Trabajamos en oficinas fuera del contacto del aire libre y muchas veces trabajamos para otros que son quienes toman las decisiones, lo que puede llevarnos a padecer estrés y frustración.

La gente que pone atención a su cuerpo permanece sintonizada a la vida.

Estilo de vida equilibrado:

• Dormir 7 u 8 horas al día

• Desayunar.

• No comer entre comidas.

• Mantener el peso normal.

• Realizar actividad física.

• Beber con moderación.

• No fumar jamás.

Todo esto los llevo a conclusiones impresionantes.  Dormir lo recomendado y desayunar aumento el promedio de vida en 11 años.  Los que murieron más jóvenes no realizaban ninguna actividad física y fumaban.  2/3 partes de las enfermedades que se sufren en la tercera edad se pueden prevenir.  Es evidente que una vida equilibrada es la mejor manera de retardar el proceso de envejecimiento.

El poder de la mente es intangible. 

El mensaje que el cerebro le manda al cuerpo se vuelve importante porque nuestro cuerpo sigue el mensaje que recibe del cerebro sin importar si este es cierto o no.

Tal es el caso del siguiente ejemplo: Si pensamos e imaginamos que llevamos a la boca un pedazo de limón, inmediatamente empiezan a producirse enzimas digestivas produciendo que nuestra boca segregue saliva y aunque solo lo estemos imaginando nuestro cuerpo recibió la orden del cerebro y esto fue suficiente para que el proceso diera inicio.

El mensaje interno que constantemente el cerebro le está enviando a nuestro cuerpo es poderoso.  Lo que puede llevarnos a alcanzar nuestros objetivos o a autodestruirnos.  Existe una gran diferencia cuando decimos, estoy muy cansado para realizar eso, a decir soy demasiado viejo para realizar eso.  Las palabras tienen gran poder en nuestra mente.  Incompetente, inflexible, torpe y lento son palabras que se aplican a las personas de edad avanzada cuando deberíamos adjudicar a la vejez un valor.  

Una de las mejores técnicas para liberar el estrés es la meditación, con ella favorecemos la conexión mente-cuerpo-espíritu.  Meditar encamina nuestra mente al estado más poderoso y más simple de la conciencia.  En un estudio de investigación se descubrió que disminuye la presión arterial elevada, la visión y la audición mejoran en un 80% al practicarla, reduciendo a su vez en un 80% la posibilidad de sufrir enfermedades cardiacas.

El conectar mente-cuerpo-espíritu trae un sentido de comodidad a nuestra vida donde el envejecimiento no tiene cabida.   ¿Te animas?

Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.