¿Cómo saber si estás proyectando algo tuyo o le pertenece a alguien más?

Ken Wilber, dijo al respecto: “las cosas nos informan o nos afectan, y para saber cual de las dos cosas está sucediendo, estemos atentos a cómo reaccionamos ante dichas circunstancias”.

Cuando las cosas nos afectan, tendemos inmediatamente, a juzgar y señalar hacía afuera con el dedo.  Si nos conectamos con ello, lo más probable es que seamos victimas de nuestras proyecciones.  De otro modo la situación pasaría desapercibida para nosotros.  

Para aclarar un poco más este concepto, te propongo el siguiente ejercicio: piensa en alguien que te moleste o disguste su forma de ser o de actuar, piensa en las características que más te molestan de esa persona, ahora imagínala frente a ti, señalándola con el dedo dile: eres un arrogante, ingrato, egoísta, mal agradecido.  Aprovecha para decirle todas aquellas cosas que nunca te has atrevido.  Ahora haz un alto y fíjate que uno de tus dedos señala a esa persona, pero ¿cuántos te están señalando a ti?  Tres.  Ese es el fenómeno de la proyección.  En lugar de reconocer las características dentro de ti que no te gustan, las proyectas en otros.  La gente que ‘odias’ representa algún aspecto de ti mismo, que tú no quieres.  De la misma forma date cuenta de lo que piensas o sientes cuando miras a esa gente que admiras.  Sea lo que sea que juzguemos o admiremos, en nuestra sombra habita una parte de nosotros no desarrollada, negada, despreciada o rechazada.  

Preguntas que ayudan a identificar nuestras proyecciones.

  • ¿Cuáles son esos rasgos que me gustaría que los demás reconocieran en mí?
  • ¿Qué temas de discusión tiendo a evitar en mis relaciones?
  • ¿En qué situaciones me pongo nervioso, hipersensible o a la defensiva?
  • ¿En qué situaciones me siento inferior o me falta confianza en mí mismo?
  • ¿En qué situación tengo pánico que puedan encontrar una debilidad en mí?
  • ¿Cuáles son las criticas que me sacan de quicio?
  • ¿Qué cumplidos me cuesta aceptar?
  • ¿Por qué cualidad se distingue mi familia en el medio que la rodea? ¿Qué la caracteriza?

Carl Jung dijo: “que la sombra es la persona que preferimos no ser”. Por eso en lugar de tratar de convencerte a ti mismo de que no eres todas esas cosas negativas, anímate a entrar en ella y enfréntate a lo que te resistes, porque si no lo enfrentas, lo que resistes persistirá.  Si no te ocupas de tu sombra, ella se ocupará de ti.  El costo de ignorar un patrón destructivo es que te puede autodestruir.  Si quieres profundizar más sobre este tema, te invito a que leas mi libro De regreso a Casa, en el capítulo 7 hablo de manera más extensa al respecto.  A la venta en www.carolinalamujerdehoy.com.gt 

Marianne Williamson dice: “que es nuestra luz no nuestra oscuridad lo que más nos asusta, pero en realidad ¿quién eres tú para no ser luz? Eres un hijo de Dios, tu pequeñez no le sirve al mundo”.

Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.