¿Qué prefieres, tener la razón o ser feliz?

Alguien dijo una vez: “A lo que más temo es a tener la razón”. 

En aritmética, una de las definiciones que se le da a “razón” es: el producto de una división.

En el planeta: cada uno asume que sus razones son las más razonables; pero ese afán por prevalecer sobre el prójimo, por transformar al semejante en enemigo, por establecer un neurótico sentido de superioridad sobre los demás, no es monopolio de políticos: en oficinas, familias, parejas y cualquier otro grupo de personas, reproducimos ese amargo cuadro de separaciones; ¿quién tiene la razón?: ¿el esposo o la esposa?, ¿los padres o los hijos?, ¿el primer ministro o la oposición?, ¿el país invasor o el invadido? Etc.  

Sea que hablemos de política, farándula o espiritualidad, cuando la “razón” se convierte en sinónimo de división es altamente peligrosa: deriva en fatiga del Alma, cáncer emocional, tristeza, miedo, desamor, guerra.


Querer tener la razón cuando no hemos entrado en razón.


“Tener la razón” es una de nuestras adicciones favoritas. Frecuentemente, queremos “estar en lo cierto” en oposición a un prójimo que “está equivocado”. Con tal actitud, originamos toda clase de problemas, desde ácidas disputas domésticas hasta cruentas guerras mundiales. No importa el tamaño del conflicto: lo básico es que querer “tener la razón” a cualquier precio causa división, discordia, infelicidad y –a menudo- sinrazón. 

Hay una fuerte carga neurótica cada vez que decimos la frase “tengo la razón” en medio de una disputa.  En primer lugar, “tener la razón” se percibe como un trofeo que nos hace sentir superiores a nuestro interlocutor; somos capaces de ingeniar los más retorcidos argumentos; argumentos que no suelen rebosar de Verdad (de hecho, muchas veces no son más que mentiras o medias-verdades maquilladas), pero los usamos sin remordimiento con tal de dar la impresión de que “estamos en lo cierto”; cuando establecemos que el otro está equivocado, la cosecha siempre es amarga: alguien se descubre derrotado, “inferior” a su prójimo.

Sentirse superior o inferior a sus semejantes es una característica propia del ego herido –la porción no iluminada de nuestra mente que se cree separada de ese Uno al que llamamos Dios. 

El ego herido necesita siempre sentirse “especial” –es decir, mayor o menor a sus compañeros de Vida, por encima o por debajo del resto de los seres que habitan el Universo.

Cuando el ego sano o porción iluminada de nuestra mente comienza a percibir la Unidad básica del Todo, ese Padre-Madre absolutamente amoroso en el que nos sosegamos e igualamos, el ego herido ve peligrar su existencia, porque él mismo es el producto de una división.


Qué preferimos: ¿Tener la razón o ser felices?

Una de las preguntas más interesantes que jamás haya leído es la que aparece en “Un Curso de Milagros”: Qué prefieres: ¿tener la razón o ser feliz?

¿Nos place anunciarle a nuestro hermano o hermana una inminente calamidad y después decirle: “¡te lo dije, te lo dije!

Es preferible ser feliz

¿Hacemos de cada conversación con la pareja un torneo verbal en el que nos dedicamos a desbaratar sus argumentos?

¿Nos sentimos derrotados si no imponemos nuestras ideas a compañeros de trabajo o amigos?


¿Defendemos a capa y espada nuestros puntos de vista sobre política, religión, nacionalidad o deportes cuando interactuamos con otras personas?


¿Nos sentimos perdedores si nos demuestran: “no estás en lo cierto”?


Si la respuesta a cada pregunta es sí, probablemente hemos tenido en nuestra Vida más momentos de “tener la razón” que de genuina felicidad.

 
No se trata de darle la razón al otro de manera automática, de bajar la cabeza ante la más mínima discrepancia, de ceder aquellas cosas que nos tocan por legítimo derecho: esa sería una neurosis tan devastadora como la anterior.

Se trata de ser consciente que el afán de demostrar nuestra supuesta superioridad sobre los demás nos conduce de lleno al sistema de pensamiento del miedo y la separación; nos aleja del reino del Amor; de la tan anhelada felicidad.

Desde el Amor, hacemos valer nuestros derechos sin vulnerar los del otro; iluminamos con nuestros puntos de vista al prójimo y nos dejamos iluminar por los suyos; enseñamos la Paz y –al mismo tiempo- aprendemos lo que es; sabemos que podemos “estar en lo cierto” y que el otro puede estar en desacuerdo con nosotros… ¡porque cada quien tiene derecho a develar su Verdad en el momento que le parezca adecuado! 

Nuestros argumentos sirven para extender la Realidad del Amor y no para dividirnos en contendientes.

En pocas palabras: prefiramos ser felices a tener la razón… 

¡Aunque “estemos en lo cierto”!

Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.