Regalos de la sabiduría del silencio Interno

Habla simplemente cuando sea necesario.  Piensa bien lo que vas a decir.  Al hablar sé breve y preciso. Cada vez que dejas salir una palabra por tu boca, dejas salir al mismo tiempo una parte de tu energía.  

Nunca hagas promesas que no puedas cumplir.  Al no cumplir lo que ofreces, tu autoestima se daña. Te conviertes en alguien que desconfía y que crea desconfianza.

No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas. Porque todo a tu alrededor de ti se producirá con esa misma energía.

Cuando no tenemos nada bueno, verdadero y útil qué decir, es mejor quedarnos callados y no decir nada. 

Aprende a ser como un espejo: El universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado, porque acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones y nos envía el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de las diferentes circunstancias que se presentan en nuestra vida.  

Si te identificas con el éxito, tendrás éxito.  Si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos.  Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna.  

No te des mucha importancia, y sé humilde.  No hacerlo te vuelve prisionero de tu propia imagen y vives en un mundo de tensión e ilusiones.

Sé discreto.  Preserva tu vida íntima, de esta manera te liberas de la opinión de los otros y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible, misterioso, indefinible, insondable como el Tao.

No compitas con los demás. Vuélvete como la tierra que nos nutre y nos da lo que necesitamos.

Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, a percibir sus virtudes, a brillar.  El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente.

No te comprometas fácilmente.  Si actúas de manera precipitada sin tomar conciencia profunda de la situación, te vas a crear complicaciones.  La gente no tiene confianza en aquellos que muy fácilmente dicen “sí”, porque saben que ese famoso “sí” muchas veces no es sólido y le falta valor.

Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después.  Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría. 

Si realmente hay algo que no sabes, o no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo.  El hecho de no saber es muy incómodo para el ego porque le gusta saberlo todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal.  En realidad, el ego no sabe nada, simplemente te hace creer que sabe.

Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resulto de ti mismo.   Deja que cada quien resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida.

No te defiendas.  Cuando tratas de defenderte en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión.  Si aceptas el no defenderte estás mostrando que las opiniones de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para tú poder ser feliz.

Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser.  Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del Tao. El objetivo del Tao es enseñar al ser humano a integrarse en la naturaleza, enseñarle a fluir y a integrarse en sí mismo en concordancia y armonía. 

Tu silencio interno te vuelve impasible, inalterable.  Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego que tiene la mala costumbre de hablar todo el tiempo.  Practica el arte de no hablar.  Toma un día a la semana para abstenerte de hablar.  O por lo menos algunas horas en el día según lo permita tu organización personal.  Este es un ejercicio excelente para conocer y aprender el universo del Tao ilimitado.  

En lugar de tratar de explicar con las palabras qué es el Tao, progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio.  

Gracias a esta fuerza atraeremos hacia nosotros todo lo que necesitamos para realizarnos y liberarnos completamente.  Pero hay que tener cuidado que el ego no se inmiscuya.  El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio.  Si nuestro ego se impone y abusa de este poder el mismo poder se convertirá en un veneno, y todo nuestro ser se envenenará rápidamente.

Ten confianza en ti mismo.  Quédate en silencio.  Cultiva tu propio poder interno. 

Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.