Una semana sin juicios

En Carolina la mujer de hoy, los nuevos aprendizajes forman parte de nuestro día a día, compartirlos contigo es algo que genera en mí muchísima alegría, por ello en esta oportunidad, quiero invitarte a que hagamos juntos el ejercicio: Una semana sin juicios.  ¿Cuál es el objetivo de este reto?  1- Dejar de condicionar a los demás.  2- Desarrollar la habilidad de ser observador para aprender a reconocernos en el otro.

Reconocernos en el otro, es volver a la inocencia, a permitirnos no saber, para abrirnos a la verdadera sabiduría que tiene mucho más que ver con sentir y con estar en conexión con la presencia del ser, que con todo lo que podamos haber aprendido, que sin duda fue útil o perfecto, pero ya es momento de dar paso a otras experiencias.  

¿Por qué tenemos juicios y prejuicios?

Porque necesitamos obtener información de todo lo que nos rodea para tener una mínima sensación de control.  Aprendimos de nuestros mayores a emitir juicios de valor para determinar si algo o alguien nos gusta o no, si podemos o no confiar en esa persona de acuerdo a lo que percibimos acerca de ella, pero no nos dijeron, que nuestros juicios tienen que ver con nuestra personalidad, principios y valores, y con la escala de emociones que rigen nuestra vida, y que más que describir a los otros, nuestros juicios describen nuestra relación con ellos.   Y aunque juzgar sea algo que hacemos con suma facilidad, hasta casi sin darnos cuenta, el mejor modo de mantener el respeto y el equilibrio personal, es aceptar a los demás tal y como son, sin juzgarles. 

Nos estaremos haciendo un favor a nosotros mismos si miramos en nuestro interior antes de señalar con el dedo a los demás.

Una semana sin juicios nos propone que tengamos más aceptación y menos prejuicios.   La primera propuesta del reto es: ¿podrías al observar algo que no te agrada en lugar de criticar, o referirte despectivamente a ello, repetir mentalmente la frase: ¡Mira, que interesante!?  ¿Suena descabellada la idea verdad? Ahí está el reto.  En darnos oportunidad de dejar de creer que sabemos el porqué de las cosas.  La segunda propuesta está en plantearte la siguiente pregunta: ¿De qué otra forma puedo ver esto que estoy juzgando? El reto acá es ver las cosas desde otra perspectiva.  La tercera propuesta viene con la esta pregunta ¿Qué tengo que aprender de mí en esto que estoy juzgando? El reto acá es volver a nuestro estado espontáneo de niño, cuando estábamos dispuestos a aprender sin poner etiquetas y no necesitábamos defendernos porque no percibíamos ataque o amenaza.

¿Listos para identificar esos momentos esta semana? Me cuentan en redes sociales cómo les va. Ya les contaré mi experiencia.

“El idiota grita, el inteligente opina, y el sabio calla.”


Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.