Cerrando y abriendo ciclos con amor y gratitud

En Guatemala como en muchos países del mundo, el 31 de diciembre es una ocasión especial para disfrutar en familia y con los seres queridos, la tradición de despedir al año viejo que simboliza el cierre de un ciclo que nos invita a reflexionar sobre todo lo vivido y aprendido durante los últimos 365 días, y que al mismo tiempo es la invitación a plantearnos nuevas metas y deseos para el nuevo año que comienza.  

Las tradiciones de mi familia para celebrar la nochebuena y la noche vieja son bastante similares.  A los miembros de mi familia y a mí, nos gusta vestirnos con prendas bonitas, como se dice: Con nuestras mejores galas, simbolizando con ello la gratitud por lo que hemos vivido en el año que termina y los buenos augurios e ilusión por lo que está por empezar.  

Nuestra velada inicia tipo 8 de la noche, los adultos compartimos algunos refrigerios en la espera del momento de la comida, mientras tanto, los más pequeños suelen salir al jardín a quemar cohetillos, por cierto, esta tradición de quemar cohetes nunca me ha gustado.  Cenamos tipo 10 de la noche, posterior a ello hacemos equipos para realizar algunos juegos y divertirnos con las ocurrencias que puedan ir surgiendo durante el mismo.  Cuando el reloj finalmente marca las doce, nos damos un abrazo, nos bendecimos, y hacemos un brindis en el que pedimos un deseo y comemos las tradicionales 12 uvas que representan cada uno de los 12 meses del año que inicia.  Seguimos el festejo hasta la una o dos de la mañana dando por concluida la celebración.  

Reunirse en familia para celebrar y compartir los momentos de dicha y bonanza tanto como para acompañarnos y apoyarnos en los momentos de dolor o escases, es algo que aprendí muy bien al lado de mi madre; ella siempre nos habló de la importancia de desarrollar vínculos fuertes haciendo énfasis en que construir un vínculo requiere tiempo, amor, interés genuino y cuidado mutuo.  En una oportunidad alguien me preguntó ¿qué cómo se lograba eso? Le respondí que, a través del amor, el respeto, la confianza, la sinceridad, el perdón y, sobre todo, la buena comunicación.  Esto es algo que se practica día a día, no solamente cuando estamos de humor para hacerlo o cuando alguien nos cae bien, no.  Amar a alguien es una decisión que tomas todos los días y va más allá del comportamiento de esa persona, le amas, así como es porque eso es precisamente lo que le hace ser ella.  

Para cerrar esta nota, quiero compartir contigo como dice la canción “El año viejo” de Tony Camargo: Yo no olvido el año viejo porque me ha dejado cosas muy buenas…me dejo aprendizajes y tantas bendiciones en forma de personas y oportunidades:

  • Poder hacer el cierre del programa radial Carolina la mujer de hoy sintiéndome llena de amor y gratitud hacía mis hermanos por haberme permitido llevarlo a cabo en FM Globo 98.9 durante 25 años.  
  • Darle paso y vida a mi sueño y emprendimiento de transmitir en todas las plataformas el Podcast Carolina la mujer de hoy, el cual con la bendición de Dios, dio inicio el 31 de mayo. 
  • Tener dos socios, uno capitalista, Álvaro, mi esposo, y otro industrial, Alejandro mi hijo.  Gracias a ambos por creer en mis sueños y apoyarlos. 
  • Tener dos grandes compañeros de fórmula: Judith Pocasangre como productora del programa Carolina la mujer de hoy y a Juan Pablo Galindo en la parte técnica, edición, imagen y sonido.  Gracias a ambos por su entrega y profesionalismo. 
  • La ampliación del Staff con nuevos profesionales tanto nacionales como internacionales, que nos han permitido tener acceso a un mayor público que se ha mostrado receptivo y agradecido ante el material que presentamos. 
  • La apertura de mis hermanos a apoyarme con publicidad a los eventos que realizamos en nuestra Página Web.  
  • La aceptación de quienes se inscriben a nuestros eventos.
  • Atreverme a hacer cosas que nunca siquiera me hubiera podido imaginar.
  • Seguir sanando a través de procesos terapéuticos con Psich-K, y Tapping.
  • Hacer un Retiro de silencio y un Taller de Healing con el Arte de Vivir Guatemala.
  • La llegada a mi vida de Bailey, mi perrita Shih-Tzu.
  • Viajar con Álvaro, Emily y Olivia, nuestras nietas. 
  • El hábito constante de hacer ejercicio: caminata, yoga, remo, pesas. 
  • Terminar de escribir el libro El Camino.
  • Empezar a escribir el libro El Despertar.
  • El cariño y amistad de grandes amigas.
  • Y por si todo eso fuera poco, me dejo el deseo de seguir sirviendo al prójimo, un poco más de sabiduría, el deseo de cambiar la incertidumbre por curiosidad, y gratitud, mucha gratitud por las oportunidades que cada día me presento el 2021 para poder hacerme cada vez un poco más consciente.  ¿Qué te dejo a ti el 2021?

Quiero a través de este blog enviarte un saludo de fin de año, mi cariño y gratitud por ser parte de nuestra Tribu de almas conscientes y mis mejores deseos porque el 2022 este lleno de bendiciones para ti, tu familia y tus seres queridos. 

Carolina Alcázar

© Derechos Reservados 2022 Carolina La Mujer de Hoy

Powered by INOVAPIX

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Escucha el Demo

La versión del libro De Regreso a Casa en audio, leído por Carolina Alcázar.

ÚNETE A LA TRIBU

Ingresa tus datos para unirte gratis a la Tribu de Almas Conscientes y recibe mi boletín semanal con información relevante, promociones, fechas de eventos y mucho más.

Inscripción

Inscríbete a mi evento llenando los siguientes espacios y recibe también mi boletín de manera semanal con información relevante, promociones, fechas de próximos eventos y mucho más.